La bioquímica del deseo sexual

Por: Assouline
08 diciembre, 2015
0

“No tengas sexo con alguien de quien no te quieres enamorar”.

 

La bioquímica del deseo sexual.-

Photo by: Whowhatwear.com. No tengas sexo con alguien de quien no te quieres enamorar. – La bioquímica del deseo sexual.-

 

Esta advertencia lanzada por la antropóloga estadounidense Helen Fisher está lejos de ser un chiste. Su investigación muestra que las hormonas generadas por el sexo están relacionadas con esas que producen apego emocional.

 

Presente en los hombres, y en menor medida en las mujeres,  la testosterona juega un papel esencial en el deseo sexual. (Esta es una de las razones por las que los parches de testosterona son efectivos en pacientes que han sido sometidas a la menopausia quirúrgica)

 

La producción de testosterona estimula los neurotransmisores (sustancias químicas que transmiten los mensajes al cerebro) vinculados con el estado de enamoramiento.

 

Grandes dosis de dopamina –una droga natural que afecta la concentración, motivación, coordinación, memoria a corto plazo y las emociones- son liberadas cuando convives con tu ser amado. Debido a su rol estimulando los centros de placer del cerebro, la dopamina también está relacionada con las adicciones. (Esta puede ser la razón por la que en los primeros meses del amor la gente actúa de forma monomaniaca)

 

No tengas sexo con alguien de quien no te quieres enamorar. - La bioquímica del deseo sexual.-

Photo by: Imgfave.com. El órgano sexual más importante es el cerebro. Y el cerebro continúa siendo un misterio. – La bioquímica del deseo sexual.-

Por el otro lado, la oxitocina genera un sentimiento de serenidad, similar al que produce una relación estable.  Sin embargo, esta sustancia también es producida durante los orgasmos. Es la causante de que los amantes se comporten tiernos después del sexo y consoliden así su conexión amorosa. La oxitocina también está presente durante las contracciones antes de dar a luz y cuando las madres amamantan. Es por ello que se le conoce como “la hormona de la fidelidad”.

 

Este delicado balance, desarrollado mediante la evolución para que las parejas se reprodujeran, puede verse afectado por el consumo de ciertas drogas, como por ejemplo, algunos antidepresivos.

 

Aunque los descubrimientos científicos no son tan románticos, confirman la sabiduría popular: el órgano sexual más importante es el cerebro. Y el cerebro continúa siendo un misterio.

 

Fuente: The Biochemistry of Desire de Denyse Beaulieu en Sex Game Book: a History of Sexuality de Assouline.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

going-out-date-tiempo

Compartir este artículo Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0Share on Facebook0

08 diciembre, 2015
0
Acerca del autor

Assouline

Fundada en 1994, en París, por Prosper y Martin Assouline, Assouline es una editorial de libros de lujo que hoy tiene sede en Nueva York. La mayoría de sus libros se centran en imágenes más que en texto y la temática de sus publicaciones gira en torno a la fotografía, la moda, el arte y el diseño. Son sin duda, los libros más exquisitos del planeta.

Ver todas las noticias publicadas por Assouline

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Social

Side Bar Down 1
Side Bar Down 2
Side Bar Down 3

Newsletter

Regístrate en nuestro Newsletter